¿Ya estás viviendo en el departamento en Lima o Piura de tus sueños y buscas un respiro en tu presupuesto? Reducir el pago de la hipoteca puede ser una buena forma de liberar fondos para otros compromisos financieros.

La forma más común de reducir el pago de la hipoteca es refinanciar el préstamo hipotecario actual o hacer un pago inicial mayor. Sin embargo, hay otras formas de reducir lo que suele ser el mayor gasto mensual. A continuación, te brindamos algunos consejos sobre cómo reducir tu crédito hipotecario, ¡sigue leyendo!

1. Compara los tipos de hipoteca

Cuando busques una hipoteca, ponte en contacto con varias entidades crediticias. Los bancos y las cooperativas de crédito locales pueden ofrecer distintos tipos de préstamo, cada uno con sus propios tipos y comisiones. Algunos prestamistas se dirigen a nuevos propietarios, mientras que otros son mejores para refinanciar.

Compara tus opciones cuidadosamente y ten en cuenta tu situación personal a la hora de elegir un prestamista. Incluso si tu agente inmobiliario te da algunas sugerencias, investiga para asegurarte de que estás obteniendo la oferta adecuada según tus necesidades.

Dado que los tipos de interés de los préstamos pueden cambiar con frecuencia, deberás ponerte en contacto con distintos prestamistas el mismo día y a la misma hora para comparar de forma adecuada. Ten en cuenta también las comisiones asociadas al calcular el ahorro potencial.

Te puede interesar: 8 cosas que debes saber antes de comprar un departamento nuevo

2. Mejora tu puntuación crediticia

Independientemente del préstamo que elijas, es probable que obtengas un tipo de interés hipotecario mejor si tienes una puntuación crediticia más alta. Al igual que un mayor pago inicial de la hipoteca, una puntuación crediticia alta puede ayudarte a obtener mejores tipos de interés y cuotas mensuales más bajas.

Para un prestamista, tu puntuación crediticia es indicativo de tu riesgo. Es decir, cuanto más baja es la puntuación, mayor es el riesgo. Por eso, los prestamistas pueden cobrar tipos de interés más altos a los solicitantes con puntuaciones crediticias más bajas.

Si solicitas un préstamo y tienes una buena puntuación crediticia, es más probable que te ofrezcan un tipo de interés bajo. Sin embargo, si ya tienes un préstamo, no es demasiado tarde para mejorar tu puntuación crediticia y optar por mejores tipos con una refinanciación hipotecaria.

Para mejorar tu puntuación de crédito, revisa primero tu informe crediticio para ver si tienes saldos pendientes. Considera la posibilidad de pagarlos y asegúrate de realizar los pagos puntualmente todos los meses. También busca y corrige cualquier error en tu informe crediticio, ya que puede afectar negativamente a tu préstamo hipotecario.

3. Refinancia para bajar el tipo de interés

refinanciacion hipotecaria

Una de las mejores formas de reducir el pago de la hipoteca es refinanciar para obtener un tipo de interés más bajo. Una refinanciación hipotecaria consiste en sustituir la hipoteca actual por una nueva. Hay muchas opciones de refinanciación entre las que elegir. Algunas requieren todo el proceso de investigación de antecedentes que te solicitaron al pedir el crédito por primera vez.

El prestamista verifica tus ingresos y tu crédito y exige una tasación para determinar su valor. También existen opciones de refinanciación simplificadas que te permiten omitir la documentación de ingresos y no requieren tasaciones.

4. Cambia un préstamo a corto plazo por uno a largo plazo

Una hipoteca a 15 años puede ser una buena opción para amortizar el préstamo más rápidamente, pero si el tipo de interés está ejerciendo demasiada presión sobre tu presupuesto, la refinanciación de una hipoteca a 30 años puede proporcionar el alivio de pago que tanto necesitas.

Si te preocupan todos los intereses adicionales que pagarás con el tiempo, anímate. Siempre puedes hacer pagos adicionales en el futuro si tus ingresos aumentan o si recibes ingresos inesperados, como devoluciones de impuestos o bonificaciones en el trabajo.

Te puede interesar: 3 consejos infalibles para analizar ofertas al comprar un departamento

5. Cambia a una hipoteca de tipo variable

hipoteca tipo variable

Una hipoteca de tipo variable ofrece un tipo de interés más bajo durante un tiempo determinado que oscila entre un mes y 10 años, lo que puede resultar útil si necesitas reducir temporalmente el pago de tu hipoteca. Eso sí, asegúrate de entender los ajustes y de tener un plan para hacer frente a futuros aumentos de la cuota mensual.

Un consejo: si tienes previsto vender tu departamento en un futuro próximo, puedes utilizar los ahorros mensuales de la hipoteca para amortizar el saldo de tu préstamo cada mes, lo que te permitirá disponer de más dinero en efectivo cuando llegue el momento de venderla.

Como ves, es posible que puedas reducir la cuota de tu hipoteca, comparando los tipos de hipoteca, mejorando tu historial crediticio, refinanciando a un tipo de interés más bajo, alargando el plazo del préstamo, entre los demás consejos que te hemos brindado. ¡Esperamos que te haya parecido interesante!

¿Estás buscando un departamento? En Inmobiliaria Besco te ofrecemos departamentos en Lima y en Piura. Si deseas mayor información sobre nuestros proyectos, ponte en contacto con nosotros y te responderemos a la brevedad.


Compartir:

Noticias Relacionadas

Post Anterior

Conoce 5 ideas para decorar tu departamento a inicios del verano

Post Siguiente

¿Cuál es la diferencia entre pago anticipado y adelanto de cuotas al comprar un departamento?