Cuantas más áreas comunes haya disponibles en tu edificio, mayores serán los momentos increíbles que podrás disfrutar. Algunas características, como una piscina o un área de juegos, son fáciles de disfrutar con regularidad, ¿pero qué pasa con el gimnasio en tu departamento? Si acabas de comprar un departamento, ¡descubre cómo sacarle el máximo provecho a este espacio aquí!

Innumerables edificios residenciales ofrecen gimnasios para el bienestar de sus residentes. Estas áreas de ejercicio permiten incluso a la persona más ocupada del edificio la oportunidad de hacer actividad física en su día a día. Si estás luchando para aprovechar esta área común, aquí hay algunos consejos para empezar a entrenar en dicha instalación.

5 consejos para aprovechar el gimnasio de tu edificio

1. Comienza poco a poco

comienza poco a poco

Ya sea que te consideres un atleta experimentado o un principiante que simplemente se sumerge en las aguas del ejercicio, el gimnasio de tu departamento te ofrece beneficios. No es necesario que pases horas seguidas allí y no necesitas conocer el entrenamiento de alta intensidad más nuevo para gozar de los beneficios para la salud del ejercicio regular.

Comienza con ejercicios sencillos, como un paseo en la elíptica o una caminata en la caminadora. Acostúmbrate a las pesas haciendo algunos curls o prensas. Usa el espacio y el peso de tu cuerpo para hacer sentadillas, flexiones o planchas. Hay tantos ejercicios simples que son fáciles de aprender y modificar dependiendo de tu nivel de condición física. Comienza poco a poco y aumenta lentamente.

Siéntete cómodo con el gimnasio de tu depa y lo que tiene para ofrecer sin grandes expectativas. Haz 10 minutos de actividad al día. Aumenta gradualmente hasta 20 o 30 minutos en el transcurso de algunas semanas o meses. Incluso una pequeña cantidad de actividad te beneficiará, así que comienza con algo tan pequeño que no haya excusa para no hacerlo.

2. Establece algunas metas

Es difícil apegarse a un plan si no tienes una meta en mente, así que crea algunas metas de acondicionamiento físico que realmente te motiven. Estas no tienen que ser grandes objetivos de pérdida de peso. ¡Algo tan simple como «hacer ejercicio durante 20 minutos, tres días a la semana» es bueno!

Considera lo que quieres de tu gimnasio y establece metas basadas en ello. Tal vez quieras ser capaz de correr 5k, bajar una talla de pantalón, seguir una rutina de ejercicios de 30 minutos, o incluso simplemente incorporar más actividad en tu horario diario. Sea cual sea tu objetivo, identifícalo, escríbelo y empieza a perseguirlo.

Te puede interesar: 8 cosas que debes saber antes de comprar un departamento nuevo

3. Programa tu tiempo en el gimnasio y ¡cúmplelo!

programa tu tiempo

Bloquear el tiempo en tu horario para ir al gimnasio de tu departamento hace que sea mucho más fácil mantenerte en el camino. Omitir el paso de la programación hace que sea mucho más probable que lo olvides, que estés demasiado ocupado o que llenes tu tiempo con otras actividades. No dejes que esto suceda.

Al comienzo de tu semana, revisa tus planes para los próximos siete días y programa algo de tiempo en el gimnasio. No asumas que sucederá por sí solo o que «encontrarás el momento». Siempre surgirá algo más emocionante, así que tienes que ser diligente.

Ten en cuenta que, a veces, mantenerte constante con el programa de ejercicios del gimnasio de tu departamento significa sacrificar otras cosas. Si te gusta tomar una copa después del trabajo, es posible que debas optar por una sesión de pesas rápida por la mañana. 

En lugar de pasar una tarde viendo Netflix, mira un episodio menos para tener tiempo para hacer ejercicio. O mejor aún, ¡mira esos episodios mientras haces ejercicio!

4. Haz una rutina que te guste

Hay innumerables tipos de rutinas para elegir. No te conformes con una actividad que no te guste. Por ejemplo, no elijas una rutina en la caminadora si te resulta tortuoso correr. Elige yoga en lugar de una rutina con mancuernas si la idea de levantar pesas te hace temblar. Hay tantas maneras de mantener un estilo de vida saludable.

Encuentra una rutina de ejercicios que disfrutes porque tendrás que apegarte a ella. Hacer ejercicio debería desafiarte a ti y a tu cuerpo, pero no hay razón para que el ejercicio te haga sentir miserable. Tómate el tiempo para encontrar algo que te guste, ¡y puede que realmente disfrutes hacerlo!

5. Ve el valor en el gimnasio de su apartamento

¡El mal tiempo hace que los entrenamientos al aire libre sean un fastidio y las membresías en los gimnasios se vuelven caras! Tener uno en tu edificio te ahorrará dinero y la inconveniencia de caminar o conducir por la ciudad hasta llegar a él.

Además, un gimnasio en tu departamento a poca distancia a pie ayuda a eliminar cualquier excusa para no hacer ejercicio. Una vez que veas el valor que le brinda a tu estilo de vida, ¡es más probable que le saques provecho!

Hasta aquí, te hemos mostrado cómo aprovechar al máximo el gimnasio de tu edificio. La clave para lograr tus objetivos en cuanto a seguir una rutina de ejercicios está en ser disciplinado y constante. ¡Ten mucha paciencia y no te rindas! Esperamos que esta información te haya resultado interesante y útil.

¿Estás buscando el hogar de tus sueños? En Inmobiliaria Besco te ofrecemos departamentos en Lima y en Piura. Si deseas mayor información sobre nuestros proyectos, ponte en contacto con nosotros y te responderemos a la brevedad.

banner besco
Compartir:

Noticias Relacionadas

Post Anterior

6 ideas sencillas para hacer en tu departamento los fines de semana

Post Siguiente

¿Invertir seguro en un departamento o alquilarlo?